Lo que más echo de menos

relaxHace 6 semanas me estrené como La mamma, durante mucho tiempo (años) este era un proyecto que pensé, soñé, imaginé…y por fin llegó La nenna, y a El pappa y a mí nos llenó de felicidad…pero como suele suceder nada de lo que se creó en mi mente se aproxima ni lo más mínimo a la realidad.

Como todas las nuevas mamás de repente sientes que has perdido el control de tu vida, que nada lo que era hasta ahora es, no puedes hacer nada de lo que hasta ahora hacías y eso, a una persona tan sumamente activa como yo que le encanta probar, explorar y aprovechar cada segundo, puede resultar paradójicamente un poco estresante.

No obstante y a pesar de este hiperactivismo multiactividad al que tengo tendencia, me he dado cuenta que en realidad lo que más echo de menos es la nada, es esos momentos en los que no hacía nada de nada, esos tiempos muertos en los que podías hacer de todo y de nada, que no planeabas, que si te apetecía estar 8 horas tirada en el sofá mirando al techo lo hacías, si en esas 8 horas te apetecía ver la tele, leer un libro, hacerte una manicura, lo que fuera lo hacías.

Pero la nada ha desaparecido, desde que soy La mamma mis tiempos viene marcados por las tomas, los cambios de pañales, el baño, las citas médicas, los no puedo dormir, los quiero tus brazos…la nada se fue y no me despedí de ella porque durante 9 meses me había metalizado a no quedar con mis amigas, a perder la intimidad con El pappa, a no viajar, a no poder ir a teatro o al cine, a no bailotear….pero no había pensado en esos tiempos muertos que simplemente esperabas ver lo que te apetecía hacer o simplemente no hacías nada…y es esa nada lo que más echo menos ahora, esa falta de nada me agota mucho más que todo lo demás.

Para mas inri parece que esto no lo puedes pedir, parece que puedes decir ten cuídame un momento a La nenna, quédate con ella que tengo que…comer, ducharme, recoger, contestar un email del trabajo…pero decir que tengo que hacer una pequeña visita a mi nada, porque necesito 5 minutos de mi nada, eso es casi inconcebible…por esto a veces aprovecho mis visitas al baño para quedarme un poquito más donde nadie me ve y visita a mi nada, respirar, tirarme ahí y pensar en todas las cosas que quiero hacer con mi La nenna o sin La nenna y que haré en cuanto acabe esta etapa que vivimos juntas La nenna y yo con El pappa.

Visitar a mi nada se ha convertido uno de los momentos más relevantes de mi día a día, me repone de mi agotamiento, me ayuda a disfrutar aún más de La nenna y sobre todo me está haciendo avanzar a través de esta nueva faceta de mi misma que poco a poco voy descubriendo.

Así que cuando mis amigas que en breve se adentrarán también en este mundo loco de la maternidad, me preguntan que es lo que más echas de menos, les digo que mi nada, pero también les digo que no busquen en mí los que les pasará a ellas, si me piden un consejo les recomiendo 5 minutos diarios en su nada, pero sobre todo que cuando llegue el momento son ellas las que tiene que descubrir que es lo que más echan de menos y cuál es su propio consejo.

Y tú ¿Qué es lo que más echas de menos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s