Soy la mejor madre del mundo (y tú también)

foto-super-mmamaAyer salimos por la noche, fuimos a cenar con unos amigos a los cuales no habíamos visto desde antes de la llegada de La nenna. Ellos también son padres, tienen dos hijos de 8 y 6 años, y nos preguntaron qué tal nos estaba pareciendo la experiencia de ser padres, si era lo que nos esperábamos, qué era lo que más nos gustaba, lo que más nos estaba costando…

Yo les contesté que realmente no me imaginaba nada por lo que ahora simplemente estaba dejándome sorprender por cada paso pero que se me estaba haciendo muy duro aquello de parecía que todo el mundo tenía derecho a opinar (o se creía con derecho a opinar).

No sé, es como si el hecho de haber sido padre o madre te otorgase un título universal de sabiduría absoluta por el cual podías aconsejar de forma magistral a los pobre padres primerizos recién aterrizado en su nuevo rol en la vida.

Yo nunca he sido muy de consejos, me parece poco recomendable aconsejar a quien no te lo pide, no estoy diciendo que dar y recibir consejos no sea bueno y que no debamos escuchar a los demás, pero creo que esto siempre se debe hacer bajo petición.

El caso es que la cena me sirvió como terapia para desahogarme de lo vivido a este respecto los dos últimos meses.

Las primeras que se aventuraron en el, para mí, desaconsejable hábito de aconsejar y opinar sin habérselo pedido fueron nuestras madres…todo sucedió ya en el hospital y os estaréis imaginando acerca de que quisieron aportar su granito de arena ¿no? y sí el tema estrella: La lactancia.

Por supuesto, según ellas La nenna tenía hambre y por supuesto yo la tenía que alimentar  más y  mejor, pero claro allí nadie cayó que lo primero era algo totalmente nuevo para mí, lo segundo yo soy muy pudorosa y lo tercero estaba agotada, asustada, impactada…por ello hubiera necesitado intimidad con mi hija, nuestro espacio, nuestro tiempo…pero estaban más pendientes de dar su opinión que de empatizar.

Así que, sobrepasada por la situación y  como La nenna no se quejaba,  esperaba a que todo el mundo se fuera para ponerla al pecho lo cual obviamente era insuficiente;  el día que nos fuimos del hospital La nenna había perdido más de un 10% de su peso al nacer, por ello tuvieron que hacerla un seguimiento durante 10 días para asegurarse que esa pérdida de peso no era problemática.

A esto se sumó, como conté en un post anterior, que su primera noche en casa no paró de llorar y eso implica que no sólo no durmió sino que tampoco comió. Por lo que la cosa no sólo no mejoró con nuestra salida del hospital sino que además empeoró.

El primer control de peso fue desastroso y cuando me quise dar cuenta estaba llorando en el rincón de una sala de lactancia del hospital, me sentía impotente, culpable, inútil…me pasaba por la cabeza todas las cosas que me habían dicho los últimos días, yo no era capaz de hacerlo como ellas, no era capaz de cuidar a mi hija como debiera y mi incapacidad la estaba perjudicando claramente. Por suerte El pappa es estupendo y siempre está ahí para ayudarme y apoyarme, así que me secó las las lágrimas y me dio un chute de confianza.

super mom.jpg

Como resultado La nenna empezó a comer como una campeona, yo empecé a relajarme y ella empezó a coger una cantidad considerable de peso todas las semanas (200-300 gramos).

Bien esto fue el primer episodio de “consejismo” y “opinionismo” que viví, a partir de ahí ha sido un no parar de opiniones y consejos de conocidos y desconocidos: que si tiene frío, que si como duerme así, que si se va a acostumbrar a los brazos, que si cómo no la pongo el chupete, qué no se lo ponga nunca, que cómo la visto, que esto le queda grande, que le queda pequeño, que cómo no me quedo en casa todo el día, que cómo no salgo más…hasta un hombre en plena calle pasó por mi lado, se paró y retrocedió de nuevo hacia mí para decirme que estaba exponiendo a La nenna al sol y que eso era malísimo y que la iba a causar una enfermedad gravísima  en la piel a mi hija (ojito: Madrid, otoño (beba tapadita), nublado) oiga señor, métase en sus asuntos, mi hija y yo estamos perfectamente aquí sentaditas en este banco un ratito disfrutando de una linda mañana otoñal…pero la educación te puede y te tragas más mala baba de la que deberías…

Pues esto, por muy claro que tengas las cosas, por muy independiente que seas, por mucha personalidad, afecta y muchos pocos hacen un mucho y la autoestima de las madres primerizas puede ser muy frágil y un día te levantas y te sientes la peor madre del mundo…

Esto sucede hasta que dices hasta aquí.

Dos meses después las cosas han cambiado mucho para mí, y llamadme engreída pero si me preguntasen ahora que tal madre eres no tendría ningún problema en responder: Soy la mejor madre del mundo, pero es que tú que me estás leyendo, también lo eres. Porque nadie va a querer a tu hijo/a más de lo que tú lo haces y ese es nuestro súper poder; es nuestro súper poder para entender su idioma, leer su mente e interpretar lo que sienten; es nuestro súper poder para darles lo que necesitan en cada momento; es nuestro súper poder para reconfortarles, curarles, alimentarles; es nuestro súper poder para cuando no puedes más levantarte y atenderles; es nuestro súper poder para que nada ni nadie te pare…en fin es nuestro súper poder para ser las mejores, para ser tu mejor versión , para que nadie sea mejor que tú para tu pequeño o pequeña, así que recordad cuando os venga uno de estos consejeros pensar en vuestro súper poder y haced lo que os plazca , porque si se arriesgan a opinar que se arriesguen también a escuchar nuestra respuesta, sea cual sea será buena porque por eso eres LA MEJOR MADRE DEL MUNDO.

 

 

2 comentarios en “Soy la mejor madre del mundo (y tú también)

  1. Saladita dijo:

    Hay que venirse arriba 😀
    siempre digo que creo que lo hago bien, si no fuese así ya estaría haciendo algo para remediarlo. Pues eso mismo, esto tenemos que pensar todas. Lo haces como crees, asi que lo haces lo mejor que consideras. Adelante con ello

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s