De porqué llora un bebé (Y de mi sentimiento de culpabilidad)

bebe-llorando

 

Llamadme ilusa pero yo siempre había pensado que los bebés lloran por algo. Dividía ese llanto en dos apartados:

  1. Llanto hambruno: tienen hambre, solución darles de comer.
  2. Llanto pañalero: Se han hecho caquita (ni siquiera lloran por pis), solución cambiarles el pañal

Residualmente podían llorar porque tenían sueño pero eso ni siquiera lo consideraba llanto, simplemente se ponían un poco tontetes, sólo durante el tiempo justo para quedarse dormidos.

Así que atender las necesidades de un bebé era sencillo ¿no? Además de esto los bebés pasaban largos periodos del día durmiendo, en intervalos de unas tres horas aproximadamente con lo cual te dejaban mucho tiempo libre para descansar, atender alguna obligación o dedicarte a lo que te apeteciera tipo leer un libro, ver una peli e incluso quedar con las amigas.

Me imagino que si eres madre y estás leyendo esto, te estarás riendo como si no hubiera mañana…

Ya en el curso preparto nos ilustraron un poquito a El pappa y a mí. Para empezar resulta que un bebé no llora solo porque tiene hambre o necesita un cambio de pañal...¿ah no señora matrona? ¿Tiene más razones para llorar? -Uy sí, están por ejemplo los cólicos del Lactante- Perdón, cólicos ¿Pero eso es para salir corriendo al hospital no?- No, no, es muy habitual en los bebés de 0 a 3 meses- ¿Perdón qué les sucede exactamente señora matrona, nos lo puede explicar mejor?

Así que la matrona nos explicó la existencia de estos cólicos que no son graves pero si que pueden llegar a ser desesperantes , el bebé puede llegar a estar llorando dos o tres horas sin razón aparente y tú poco puedes hacer para calmarle. En realidad se supone que están molestos como consecuencia de la inmadurez de su sistema digestivo, ¿se supone Señora Matrona? ¿Qué quiere decir con se supone?-Realmente no se sabe a ciencia cierta que sea por eso, pero se piensa que es porque están molestos.

Mmmm curioso, nosotros hemos tenido suerte y hasta ahora (toco madera…mejor troncos enteros) La nenna se ha encontrado bien pero sí ha tenido momentos de lloros inexplicables como lo que nos sucedió la primera noche (ver aquí) a lo mejor se han prolongado media hora no más y realmente resultan desesperantes, en esos casos la he mirado fijamente y preguntado que le pasa, pero obviamente no ha habido respuesta.

He llegado a la conclusión que lo que le sucede es que se ha desvelado y no puede dormir, porque aunque no llora durante horas de seguido, no hay quien la duerma y sólo quiere estar en brazos.

Pues es en esos momentos donde me planteo el papel que estoy haciendo como madre por dos razones:

  1. Pienso que las buenas madres saben que les pasa a sus hijos y como calmarlos.
  2. Me invade un deseo enorme de que deje de llorar en muchas ocasiones simplemente porque deseo hacer otras cosas (Como por ejemplo escribir aquí) y me gustaría que durmiera plácidamente o estuviera entretenida en su cunita.

En este segundo caso me entra un sentimiento de culpabilidad enorme, una buena madre no querría “librarse” de su hijo, no le importaría que estuviera llorando sin parar, le atendería dulcemente y no estaría pensando que necesita un momento para ella.

Bueno pues esto me llevaba “torturando” un tiempo, así que decidí hablarlo con alguien y con quien mejor que con mi madre.

Mi madre pertenece a un pequeño grupo de mujeres que a principios de los 80 ya no dejaron su puesto de trabajo al tener hijos, digo pequeño grupo porque así era, en aquel entonces muchas mujeres dejaban su puesto de trabajo al ser madres y otras tantas lo dejaban antes, al casarse; por esto cuando yo era pequeña a veces me sentía un poco bicho raro, porque si bien en mi generación los niños y las niñas ya nos preparábamos igual si que es cierto que yo era de las pocas (de las dos en clase) que tenía una madre que trabajaba fuera de casa, con lo cual mientras que a los otros niños les recogía su madre del cole, iba a las reuniones etc en mi caso eran mis abuelos, la niñera o incluso mi padre que por las tardes solía salir antes que mi madre del trabajo.

El caso es que siempre le he escuchado a mi madre decir lo mucho que le hubiera gustado dejar de trabajar y estar en casa con mi hermana y conmigo, por este motivo creo que en mi imaginario se ha ido creando una imagen de que la buena madre quiere estar siempre con sus hijos por encima de todo; es cierto que ya de adulta cambié un poco este concepto, mi madre nunca tuvo un trabajo que le gustó por ser víctima de su época; sus profesoras (monjas) recomendaron a mis abuelos que estudiara un “secretariado” para que trabajase pronto y llevase dinero a casa porque total -Cuando se case dejará de trabajar- como ya os he contado no fue así y ella nunca estudió ni se dedicó a lo que la hubiera gustado. Por este motivo, pensé que las mujeres de hoy en día (o al menos las que estudiamos y nos dedicamos a lo que nos gusta) no sentían igual, quieren a sus hijos pero también su carrera.

Pero cual fue mi sorpresa cuando una de mis  mejores amigas, una de las que más admiraba yo profesionalmente, decidió pedir una excedencia al finalizar su permiso maternal y una vez incorporada reducción de jornada. Esto hizo que me cuestionara si se puede cambiar tanto al ser madre, nunca me hubiera imaginado que ella pusiera su carrera profesional en segundo plano ¿Lo haría yo también?

Esto trajo de nuevo a mí la sensación de que ser una buena madre era no anteponer nada por encima de tus hijos.

Bueno, pues esto no ha sucedido así, es más, habiendo dado a luz y “recuperado mi cuerpo” me siento mucho más activa y dinámica y tengo más ganas que nunca de sacar nuevos proyectos adelante. Tampoco siento que mi hija esté en segundo plano, no sé es más bien lo contrario, la llegada de la pequeña me ha hecho que tenga ganas de ser mejor y de no preocuparme de cosas más superficiales, pero me gusta seguir estando activa, pensando en nuevos proyectos, me sigue apasionando lo que hago.

Y esto es básicamente lo que me dijo mi madre, no eres peor madre por querer seguir desarrollándote personal y profesionalmente, simplemente haces algo que te gusta muchísimo, lo cual no quita que hagas lo que sea para que tu hija esté bien y que si hiciera falta darías tú vida por ella, y así es.

Lo bueno, y el gran avance para las mujeres, es poder elegir su forma de ser madre, creo que si tienes un hijo es para darle lo mejor pero lo mejor no es necesariamente olvidarte de ti y de todo lo que te importaba antes para estar 100% con tu hijo.

¿Para vosotras como ha sido? ¿Qué opináis al respecto?

 

2 comentarios en “De porqué llora un bebé (Y de mi sentimiento de culpabilidad)

    • ohlamamma dijo:

      Yo a veces pienso que nuestros prejuicios son nuestros peores enemigos a la hora de enfrentar nuestra visión de la maternidad y de vernos a nosotras mismas.
      Genial lo del sorteo ahora mismo nos apuntamos La nenna y yo 😉
      Muchas gracias por tu comentario y un besito

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s