Descubriendo Montessori

La Nenna ya tiene 15 meses…15 agotadores y felices meses han pasado desde que nació. Si tuviera que definir estos 15 meses con una sola palabra sería “aprendizaje”; el día a día ha sido un constante y continuo aprendizaje, cada pequeño o grande paso me ha servido para aprender cosas nuevas.

En este proceso me he cuestionado muchas cosas y me hecho preguntas, la he mirado a ella y me he mirado a mí para encontrar respuestas. No he parado de pensar en qué quiero para ella y una y mil veces he llegado a la misma respuesta que sea feliz, lo demás es accesorio. Pero esto no es fácil de conseguir, quiero decir esa respuesta en apariencia sencilla y que posiblemente sería la que daría cualquier madre, guarda una trampa, porque nos lleva a uno de los planteamientos y búsquedas más profundas que hay.

En este camino he encontrado algunas respuestas, si quiero que sea feliz estos primeros años resultan fundamentales, estos años serán los sus cimientos y los de su vida; por lo que estos cimientos deben ser lo más sólidos posibles. Entonces recordé mi infancia, a veces de forma sencilla me tope con uno y mil recuerdos; otras ha habido que rascar un poco más. Y desde la perspectiva de adulto comencé a mirar, a analizar, a llegar a conclusiones, pero sobre todo empecé a sentir; a sentir cada experiencia pasada, cada mirada, cada palabra, a darme cuenta como lo viví, como me marcó, como cada pequeña cosa dejó su huella.

En este camino he encontrado algunas respuestas, si quiero que sea feliz estos primeros años resultan fundamentales…

A partir de aquí llegué a algunas conclusiones sobre lo que no quería, no quería que oyese más cosas negativas que positivas; no quería que hiciese sin razonar; no quería cortarle sus alas; no quería que perdiese su sonrisa; no quería que se dejase llevar; no quería que no encontrase su sitio; no quería que se encontrase mal en su piel; quería que se respetase a ella misma por encima de todas las cosas pero también a todo y todos los que le rodeasen…por simple oposición a todo esto, llegué a la conclusión de lo que sí quería para ella y a una nueva pregunta ¿Cómo conseguirlo?

Poco a poco me empecé a mirar a mí misma, ver la forma en la que tenía que actuar, con el paso de los meses estaba segura que cada vez se iba a fijar más en mí, que me imitaría, que absorbería todo lo que yo hacía o decía…empecé a leer, a ver lo que hacían otras mamás; me matriculé en el Grado de Pedagogía, a descubrir la psicología infantil…un día como por azar, vi un nombre que me sonaba, algo que había leído en algún momento en algún sitio: Montessori.

Empecé a profundizar más y me di cuenta que era exactamente lo que quería para mi pequeña, ese método pedagógico que llevaba detrás de sí toda una filosofía; simplemente me encantaba cada una de las cosas que leía al respecto. Pasé de los blog a los libros, de los libros a los cursos on line, de los cursos on line a los presenciales, de los introductores a los de asistente en aula y el siguiente que espero que llegue en breve el de guía.

Quiero poco a poco iros descubriendo en que consiste Montessori, pero no simplemente lo que podes ver en más de un blog (a veces un poco desvirtuado) actividades o cosas del día a día, quiero ir transmitiendo la esencia de lo que María Montessori quería decir, porque me he convertido en su fan número 1…tanto que mi próximo proyecto es abrir una escuelita Montessori, porque es así como quiero que se eduque mi hija y si lo quiero para mi hija me encantaría que cualquier niño tuviera acceso a ello.

¿Me acompañáis en esta aventura?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s