Nadie te lo cuenta…(o lo que significa ser mamá de dos)

Aunque para muchos parezca increíble a mí me ha costado más de dos años aterrizar en la maternidad. He leído y escuchado mucho sobre la catarsis emocional que supone convertirse en mamá; pasas de ser una persona totalmente libre e independiente a tener a un ser que depende en todos los aspectos de ti. Tu cuerpo, tu tiempo, tu vida de repente deja de ser tuya y te debes a ese nuevo ser que ha salido de tus entrañas, tan pequeño y que ocupa tanto.

Sin embargo para mí, más allá de ese nuevo cansancio no supuso un gran cambio en mi vida. Creo que supe incorporar a mi hija bastante bien y la he hecho adaptarse a mi ritmo más que a la inversa (sí llamadme mala madre nuevamente); afortunadamente no padecí tampoco de depresión postparto y el embarazo y parto fue bastante bien, así que lo de ser madre me parecía relativamente sencillo.

Pero desde que llegó nuestra segunda hija hace un mes, me he dado cuenta que en realidad todavía no había aterrizado en la maternidad…por alguna razón me he dado cuenta que no es hasta ahora que realmente me había sentido mamá.

¿Qué es lo que ha cambiado? Bueno durante todo el embarazo una de mis mayores preocupaciones fueron los celos de la hermana mayor y el que no se sintiese desplazada con la llegada de la pequeña, todo muy racional y cero emocional, en ningún momento me paré a pensar como me iba a sentir yo de repente siendo mamá de dos y los sentimientos que esto me iba a provocar…y durante un mes a parte de dar algunas pistas de lo que me pasaba a mi marido, no he sido capaz de verbalizarlo porque eran tan horribles que no podía poner algo así en palabras.

Pero ooh hoy teníamos reunión de la Escuela de mi hija mayor y había otras mamás, una de ellas es matrona y también madre de dos hijos y creo que eso me ha hecho inconscientemente acercarme a ella y contarle lo que me estaba sucediendo…y me ha sentado tan bien escuchar lo que le sucedió a ella y explicarme el porqué de todo esto desde un punto de vista lógico que he vuelto a casa con unos cuantos kilos menos de mal estar.

Resulta que curiosamente la nenna no ha mostrado celos hacía su hermana, es decir parece super feliz con tener una hermana pequeña, no para de hablar de ella, la da cariños, aunque a veces demasiado efusivos…pero el problema ha venido conmigo, no quiere estar conmigo, apenas me habla y muchas veces se muestra agresiva (quiero decir todo lo agresiva que se puede mostrar una niña de dos años) y yo, yo , yo siento que he perdido totalmente la conexión con ella.

La primera que me mencionó algo del tema fue mi matrona del centro de salud, ella me habló de un pequeño luto que había que pasar, la que había sido mi niña hasta ahora ya no lo era más, no lo era más porque ahora son dos por lo que ya si acaso serán mis niñas pero no mi niña, una nueva situación sin haberme despedido de la anterior, no lo pensé mientras estaba embarazada, pasé mucho tiempo con ella a solas, como siempre, pero no pensé a dedicar un día a despedirnos para siempre, quiero decir.a despedirnos como nosotras dos solas porque  ya no seríamos madre y única hija nunca más, teníamos que dar cabida a otra niña, que también sería la mía.

Entonces llegó ella, mi nuevo bebé y de repente afloraron de nuevo todos esos sentimientos que un día tuve hacia la primera, esa dulzura infinita e instinto de protección absoluto que con el tiempo según van creciendo van cambiando, no por nada si no porque todo cambia y ellos lo hacen tan rápido que tú también te tienes que ir adaptando a sus nuevas necesidades.

Y bueno, todo ha hecho un cortocircuito enorme, quiero darle a las dos lo mejor, para la pequeña sería poderle ofrecer la misma dedicación que tuve con su hermana y la mayor quiero que siga teniendo su sitio, que, como decimos en Disciplina Positiva, que sepa que sigue perteneciendo y que se la quiere igual…y aquí llega la peor parte a veces siento más necesidad de lo primero que de lo segundo…no por ellas si no por mí, siento que querría estar más tiempo a solas con mi hija pequeña y desde ahí que prefiero que la mayor se vaya con su padre mientras yo me quedo con la pequeña…horrible no?

Pues aquí entra la charla que he tenido hoy con la otra mamá…lo primero de todo un gran alivio cuando me dijo que a ella le sucedía lo mismo (puff o no soy la única mounstrua o es relativamente normal) lo segundo, gracias por la explicación que me ha dado, no soy yo es la naturaleza que ha disparado mi sentimiento de protección hacía mi nueva cría que depende exclusivamente de mí (estoy haciendo LME)  tiene lógica ¿no?

Así pues de repente me he relajado, he cogido aire, he llegado a casa y le he dado un fuerte abrazo a las dos y a partir vamos a resetear e iniciar de nuevo…desde luego esto de la maternidad es un reto constante, veremos cuál será el siguiente.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s